Un día más en la dura carrera de un deportista, estos son los días que hacen que cuando ganas se conviertan en felices. Me explico: a nadie le gusta perder, pero para dar el verdadero valor a las grandes victorias hay que perder. Hay un dicho muy extendido que se suele utilizar en días importantes, básicamente en finales, que no es otro que para ganar finales hay que perderlas. En resumen, tienes que perder para mejorar o mejor caerte para levantarte.

Hoy es una de esas muchas noches en las que te cuesta dormir porque estás dando le vueltas a cada una de las acciones que pudiste hacer mejor o que si hubieras hecho de otra manera a lo mejor hubiéramos ganado, en fin es difícil no hacerlo pero es necesario ser positivo y volver lo antes posible a entrenar para corregir lo que crees que no has hecho bien y coger esa pequeña confianza que se ha podido perder con una derrota.

Todo esto os puede parecer extraño, pero son reflexiones que miles de deportistas hacen los días que pierden, y que deben solucionar rápidamente si quieren ser grandes deportistas o quedarse en lamentarse y no mejorar. Mi conclusión y mi pequeña aportación es inmediatamente relajarse con otra actividad e intentar no pensar en el partido. Se supone que con otra actividad, olvidaremos momentáneamente lo que sucedió y después analizar en frío los fallos y entrenar con alegría  para coger confianza en las acciones del entrenamiento que es donde realmente se mejora.

En fin me he alargado mucho, pero luchar por ganar siempre y alguna vez perderéis y que esa vez os sirva para que no se vuelva a repetir ese momento tan duro.

 

  • compartir
  • compartir
  • compartir

No hay comentarios.

Deja un comentario

Tu email no se mostrará publicamente. El campo website es opcional